Revista Digital Misionera Católica
de los Misioneros Combonianos
en Colombia y Ecuador

COLOMBIA
Laicos Misioneros Combonianos

Un laico misionero comboniano es una persona que, consagrada por medio del bautismo e inspirada en el carisma misionero de san Daniel Comboni, se siente llamada a poner sus conocimientos profesionales al servicio de los pueblos más necesitados, trabajando en la promoción humana y contribuyendo a la proclamación y realización del Reino de Dios. En Colombia, los Laicos Misioneros Combonianos constituyen una pequeña comunidad de hombres y mujeres comprometidos con los más necesitadosPor LMC-Colombia / P. Francisco Carrera

Para nosotros, los misioneros de Uganda, Elio Croce era una especie de monstruo sagrado, un mito viviente. Sin embargo, el encuentro con él no siempre ha respondido a las expectativas. El primer impacto fue con un tipo rudo y a menudo de pocas palabras, un hombre de la montaña.
La mejor manera de describirlo es describir su expresión cuando tomaba a un niño enfermo en brazos; sus ojos se transformaban, su rostro se relajaba y sonreía con ternura. Pienso en él como un gigante gentil detrás de una piel de oso. Su hospitalidad, cuando podías encontrarlo, era exquisita, y sentías que en ese momento eras el objeto de toda su atención.
Caminar con él por el interior del hospital St. Mary's Lacor de Gulu, en el torturado norte de Uganda, fue impresionante. Se podía sentir la autoridad moral de este hombre que había contribuido a crear un complejo médico respetable de la nada. Respeto -y devoción- que le atribuían todos, desde el personal médico hasta la gente de a pie. Como a tantos hermanos combonianos, a Elio no le gustaba ser el centro de atención, pero se podía contar con que siempre estaba ahí en la retaguardia...
Conocía todos los rincones del hospital y a su personal. Sus comentarios eran claros y secos, a veces casi irreverentes, pero nunca destructivos. Más bien les motivaba un interés real por los enfermos y por el dolor y el malestar de sus familias, que en Uganda, como en muchas otras partes del continente, tienen que asumir la carga del cuidado de los pacientes, empezando por la comida y la ropa. 

Refugio seguro 
Su presencia tranquilizadora también fue importante para las masas de personas que durante más de una década se vieron obligadas a abandonar sus hogares cada noche para trasladarse al perímetro protegido del gran hospital, para escapar de los ataques de los grupos armados. Elio, y el hospital que quería, representaban un refugio seguro.
Fue capaz de convertir un lugar en el que la gente se amontonaba, privada de intimidad y de todas las comodidades, en algo parecido a un "hogar", sabiendo que cada día podía ser el último. Creo que contribuyó enormemente a hacer de esta masa de miles de personas una "familia".
En este sentido, el rezo del rosario, cada tarde, a la única luz de la veranda, no era marginal. Tal vez en ese momento ya no había ni siquiera conflicto entre católicos y protestantes. Y esa fue una tradición de oración que nunca más se interrumpió, ni siquiera con la vuelta a la normalidad, tan importante y simbólica se había vuelto. Y el alma de la oración era él, el hermano Elio. 

Cáncer infantil 
Si hablaba con mucha naturalidad de los distintos departamentos del hospital (como si fueran lo más normal en una zona como Gulu), en cambio se desprendía un cierto orgullo de lo que él consideraba, y con razón, su joya: la pediatría oncológica. Estoy convencido de que para él era como una apuesta personal con el Todopoderoso.
Era necesario un departamento de este tipo, dado el creciente número de casos de cáncer infantil en Uganda, pero habría sido difícil construirlo, dados los costes de gestión que estrangulan constantemente a Lacor como a cualquier otro centro sanitario privado, el único que realmente funciona en el país.
Pero lo consiguió. "Ahorrando aquí y allá...", dijo socarronamente (y cómo era posible sólo él lo sabía). El caso es que ha creado una joya increíble, con 105 camas que se ocupan de los cánceres infantiles, incluidos los raros. Todo está pensado para los niños, con paredes de colores y un entorno luminoso que da serenidad.
Ante la imposibilidad de disponer de incubadoras, hay toda una sala con calefacción donde las madres permanecen junto a sus hijos. Elio ha creado algo que no existía en Uganda. Una verdadera muestra de funcionalidad, pero no sólo. Y los resultados son espectaculares. ¡Donde se consigue con el amor verdadero! Y Elio realmente amaba a la gente. 
  

Lucha contra el ébola y huérfanos 
Lo demostró durante los largos años de guerra de guerrillas y durante la epidemia de ébola del año 2000, que se llevó por delante a muchos colaboradores, muchos de los cuales eran poco más que chicos y chicas, todavía estudiantes y jóvenes monjas, que sacrificaron su vida por el pueblo.
El último fue el Dr. Matthew Lukwiya, heredero de los fundadores, los señores Piero y Lucille Teasdale-Corti, al frente del hospital. Era una persona carismática, cuyo fallecimiento suscita una gran preocupación por el futuro del hospital. 
Elio, con su traje de astronauta, no se reservó y ciertamente corrió riesgos. 
Cuando hubo el peligro de que una buena institución, el hogar de niños de San Judas, cerrara, el Hermano Elio asumió la responsabilidad de dedicarse a ella "a ratos perdidos". Y así, durante años, también se convirtió en el alma de esta sorprendente realidad donde los huérfanos encuentran un hogar.  El centro acoge sobre todo a niños y jóvenes de ambos sexos con discapacidades físicas y mentales, incluso graves, rechazados por sus familias por ser discapacitados o simplemente por ser incapaces de cuidarlos adecuadamente, o por negligencia. Los niños viven en grupos familiares confiados al cuidado de una "madre" que vive con ellos y los cuida con cariño (y cuántas historias conmovedoras escuchamos...). La escuela es interna pero no por ello es un gueto, sino que está abierta a otros niños del barrio que asisten a ella como si fuera una escuela normal. 
Para el funcionamiento de San Judas y del hospital, especialmente del pabellón pediátrico, se necesita un gran suministro diario de alimentos y leche, que es difícil de encontrar. Así pues, otra de las preocupaciones del hermano Elio era la "granja", es decir, la finca situada fuera de la ciudad. 
El arzobispo de Gulu calificó al Hermano Elio de "mártir de la caridad", y no es el primer comboniano que recibe este halagador título. Un mártir no tanto, creo, por este último pasaje de su vida, sino por la coherencia y el coraje con que vivió toda su vida olvidándose de sí mismo y tendiendo la mano a los demás.