Fábulas africanas

La cobra

Érase una vez, en una aldea de África Central, vivía un hombre llamado Alú. El señor Alú estaba obsesionado con probar la carne de serpiente. 
- Deja ya de hablarme de la carne de serpiente. Que si te han contado, que si te han dicho. Ya me aburres con esa cantinela. — Le dijo su esposa.
-  Papá siempre habla de lo mismo. Espero que algún día la pruebes y nos digas que tal está. — Le dijeron sus hijos. 
- Vale, lo siento. Intentaré cambiar de tema en la mesa. — Dijo a su vez Alú. 
- Ya era hora, no sé si es que, lo que preparo no te gusta.— Comentó, ya algo molesta, su esposa. 
- No cariño, no es eso. Lo siento. — Respondió a su mujer. 
Pasados unos días, Alú y su mujer venían de regreso de la finca y se pararon un ratito a descansar en el tronco de árbol que había en la orilla del riachuelo. Alú, depositó su ebará, y la esposa, estaba colocando bien su nkuéñ, cuando de repente se oyó, un ruido por encima de sus cabezas. Dirigieron a la vez la vista hacia arriba y vieron caerse desde lo más alto de un árbol un bulto enrollado que, segundos después, caía a medio metros de los dos. Era una serpiente de unos dos metros. El animal giró la mirada hacia la pareja. Miraron al suelo y la señora, al darse cuenta de lo que se trataba, gritó 
- ¡Ñó!, ¡ñó!, ¡ñó!, ¡cuidado marido! ¡Ñó! 
- ¡Éeeeh! Gritó Alú, mientras salía zumbando del lugar, abandonando a su suerte a la esposa, a su ebará y al machete. — ¡Socorro!—Gritaba. 
La mujer de Alú, sin moverse del lugar, observó cómo se marchaba la serpiente por el lado opuesto al que había tomado su marido, que sin parar seguía gritando y corriendo. 
- Ja, ja, ja,… Vuelve cariño, vuelve. Ya se ha ido la serpiente. — Dijo la esposa de Alú.
- Menos mal ¡Que susto!— Respondió Alu. 
- Ja, ja, ja. Es increíble, nunca te había visto correr tanto, marido. — Comentó la mujer. 
- ¿Te da risa, verdad?— Le preguntó Alu a su mujer. 
- Claro que sí. Tanto hablar de comer ñó (serpiente), ahora que se te presentó la oportunidad sales huyendo. Ja, ja, ja.— Respondió la señora. 
- Vámonos de aquí, sigo asustado. Nunca había visto una serpiente tan grande. Era una nvam ñó (cobra). ¡Tenía alas en la mejillas!— Dijo a su mujer. 
Cuando llegaron a casa, ambos contaron a los hijos lo que les había ocurrido y, desde aquel momento, Alú comprendió que para comer una serpiente había primero que matarla. “Soñamos con satisfacer nuestros anhelos, deseos y vicios, pero cuando llega el momento de acción, huimos como cobardes”. 

Baron ya Bùk-Lu