Revista Digital Misionera Católica
de los Misioneros Combonianos
en Colombia y Ecuador

Las capillas tienen nómbre de árbol 
P. Luiz Antonio de Brito desde Luacano (Angol a)

Una pobreza poco evangélica 
Francesco Camarote desde Guatemala 

Las puertas de la iglesia se abren temprano 
Lucía Fonts - desde Quito (Ecuador)

El perdón cura las heridas provocadas por el resentimiento y renueva las personas, las familias, las comu- nidades y la vida social. El perdón es la clave de nuestras relaciones con Dios, con el prójimo y con nosotros mismos El perdón es una necesidad. Si no perdono, no puedo ser perdonado. El perdón es un proceso, este es, un continuo crecimiento hacia la libertad interior. No olvidemos que algunas experiencias son tan dolorosas que requieren mucho tiempo transcurrido en el perdón.