Revista Digital Misionera Católica
de los Misioneros Combonianos
en Colombia y Ecuador

Liberación de la misionera Gloria Narváez y cristianos perseguidos

El pasado día 9 de octubre recibimos con profunda alegría la noticia de la liberación en Malí -país del continente africano- de la religiosa misionera colombiana Gloria Cecilia Narváez, de las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada. La odisea de la Hna. Gloria, retenida en cautiverio durante cuatro años y ocho meses, da testimonio, una vez más, del espíritu de sacrificio y entrega vivido por numerosos agentes de evangelización, locales y misioneros, que viven la misión en situaciones de riesgo y persecución. 

P. Francisco Carrera

La Hna. Gloria, de 59 años y oriunda de Pasto, Nariño, había sido secuestrada el 7 de febrero de 2017 en Koutiala, al sur de Malí, donde desarrollaba su labor misionera junto a otras dos hermanas colombianas y una burkinesa. Los autores del secuestro fueron un grupo de hombres armados afiliado a Al Qaeda que operan en la región del Magreb.
La odisea de la Hna. Gloria, retenida en cautiverio durante cuatro años y ocho meses, da testimonio, una vez más, del espíritu de sacrificio y entrega vivido por numerosos agentes de evangelización, locales y misioneros, que viven la misión en situaciones de riesgo y persecución.
Open Doors International, una institución que estudia la realidad de los cristianos perseguidos en todo el mundo, acaba de hacer pública la lista de países donde es más difícil ser cristiano. Los datos son muy preocupantes: más de 340 millones de cristianos sufren altos niveles de persecución y discriminación por su fe en 74 países del mundo. Esto confirma la afirmación del papa Francisco sobre que los discípulos de Jesús sufren hoy mayor nivel de persecución que en cualquier otro momento en la historia del cristianismo.
Entre los principales países con un alto grado de persecución contra los cristianos, la lista de Open Doors International destaca a Corea del Norte, Afganistán, Somalia, Libia, Pakistán, Eritrea, Yemen, Irán, Nigeria, India, Irak y Siria. En los últimos tiempos, China, que no aparece en los primeros lugares de esa lista, también viene implementando políticas de acoso a las iglesias cristianas, incluida la católica, en un intento de imponer a todos los niveles la línea ideológica del régimen comunista.
En el continente africano, donde la Hna. Gloria ha pasado la mayor parte de su vida misionera, son en realidad doce los países en los que la persecución religiosa ha alcanzado proporciones de extrema gravedad, especialmente debido al incremento de la presencia y actividades de militantes extremistas islámicos apoyados desde el exterior. Los ataques extremistas se han extendido desde Nigeria y Camerún hasta Burkina Faso, Malí y Níger, entre otros lugares. Tan solo en Nigeria los cristianos de distintas denominaciones asesinados en el último año suman 3.530.
Con mucha frecuencia, las víctimas de esos ataques son los sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos comprometidos -tanto locales como misioneros extranjeros- que permanecen junto a la población y comparten sus sufrimientos.
En los últimos cuatro años, en Nigeria han sido asesinados más de veinte líderes religiosos, incluidos ocho sacerdotes, y otros cincuenta han sido secuestrados. En Mali, tras el secuestro de la Hna. Gloria, también fue abducido el misionero italiano P. Pierluigi Maccalli, de la Sociedad de Misiones Africanas, que compartió cautiverio con la religiosa colombiana y fue liberado dos años más tarde. El caso más reciente ha sido el del sacerdote local P. León Douyon, párroco de Séqué, que en junio pasado permaneció cerca de un mes en manos de un grupo yihadista. 
Como ya señalara Jesús a sus discípulos, el anuncio del Reino de Dios va frecuentemente acompañado de sufrimientos, persecuciones e, incluso, la muerte de los mensajeros. Pero el ejemplo de su fidelidad en medio de las dificultades se convierte en semilla de nuevos cristianos.