AMÉRICA: Pacto Mundial para la Migración

 “La iglesia Católica en México no ha dejado de trabajar en el apostolado en favor de los migrantes; continuaremos colaborando con la conferencia Episcopal de EEUU, con los obispos de la frontera y con sacerdotes, religiosos, laicos activos en esta labor”: lo declara el obispo Alfonso Miranda Guardiola, Secretario General de la Conferencia del Episcopado Mexicano, ilustrando el trabajo de las iglesias en América Latina para defender los derechos de los migrantes y de los refugiados, mientras se avanza con los trabajos de preparación de los dos pactos mundiales sobre migración que la ONU quiere aprobar en septiembre de 2018.
Mientras la iglesia trata de sensibilizar sobre la acogida a los migrantes, comienzan a manifestarse las diferentes posturas de los gobiernos nacionales ante los pactos mundiales: hace unos días el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha decidido retirar a su país del proyecto del Pacto Mundial sobre migración.
Mons. Miranda continúa: “seguimos el trabajo con el CELAM en la zona Latinoamericana y Caribeña a través de la red 'Clamor', que se ocupa de migración, desplazamiento, refugio y trata de personas, poniendo al servicio de los migrantes acciones humanitarias, buscando su inserción e integración en la sociedad”. “Sostenemos a quienes busca paz, trabajo y una vida digna. El cristianismo es una religión de paz hecha para construir puentes, no para edificar muros. Esa es nuestra misión: sufrir con el que sufre, acompañar al ser humano en cualquier condición sin ningún tipo de distinción, abrazando a todos sin reservas”, concluye el Arzobispo.

 

BANGLADESH - El Papa a los obispos: reconoced y valorad los carismas de los laicos


“Os pediría que mostréis una cercanía pastoral cada vez mayor hacia los fieles laicos”. Esta es la petición que el Papa Francisco ha dirigido a los obispos de Bangladesh en el encuentro que ha tenido con ellos en Dhaka, en la Casa para sacerdotes ancianos, en la tarde del 1 de diciembre. Ayer el Papa Francisco invitó al episcopado del país a promover la participación efectiva de los laicos “en la vida de vuestras Iglesias particulares, a través de las estructuras canónicas que permiten escuchar sus voces y apreciar sus experiencias. Reconoced y valorad los carismas de los laicos y laicas, hombres y mujeres” ha añadido el Papa “y animadles a poner sus dones al servicio de la Iglesia y de la sociedad en su conjunto”. El obispo de Roma se ha referido en particular a “los numerosos y entregados catequistas de este país, cuyo apostolado es esencial para el crecimiento de la fe y para la formación cristiana de las nuevas generaciones. Son verdaderos misioneros y guías de oración, especialmente en las zonas más remotas”.

En su discurso, el Papa Francisco ha reconocido que “Bangladesh ha sido bendecido con vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa” exhortando a los obispos a “asegurar que los candidatos estén bien formados para comunicar a los demás, y en particular a sus propios contemporáneos, la riqueza de la fe”. El Sucesor de Pedro también ha recordado que “la acción social de la Iglesia en Bangladesh está dirigida a la asistencia de las familias y, de manera específica, al compromiso por la promoción de la mujer”. Refiriéndose a la opción preferencial dirigida a quienes tienen más necesidad, el Papa Francisco ha subrayado que “la comunidad católica en Bangladesh puede estar orgullosa de su historia de servicio a los pobres, especialmente en las zonas más remotas y en las comunidades tribales.  Lleva adelante este servicio cotidianamente a través de sus apostolados de educación, de sus hospitales, clínicas y centros de salud, y de sus múltiples obras de caridad. Sin embargo, especialmente a la luz de la actual crisis de refugiados, vemos lo mucho que queda aún por hacer”. Además el Papa Bergoglio también ha invitado a la iglesia a continuar su compromiso en favor de la comprensión interreligiosa a través de seminarios y programas educativos, así como a través de contactos personales e invitaciones, contribuyendo en la difusión de la buena voluntad y la armonía. “Cuando los líderes religiosos se pronuncian con una sola voz contra la violencia, que pretende hacerse pasar por religión, y tratan de reemplazar la cultura del conflicto con la cultura del encuentro” ha señalado el Papa “acuden a las raíces espirituales más profundas de sus diversas tradiciones”.

 

MEXICO: Rezar por la Paz en Baja California Sur

Rezar por la Paz y por las familias víctimas de la violencia: esto fue lo que la noche del 23 de noviembre, en la parroquia de San Martín, concentró al menos un centenar de sacerdotes, provenientes de los cinco municipios y más de 300 personas, para realizar una celebración guiada por el obispo de la Diócesis de La Paz en la Baja California Sur (México), Mons. Miguel Ángel Alba Díaz, para rezar por la paz y por las familias víctimas de la violencia.
Durante la celebración eucarística, el obispo no predicó, invitó a guardar varios minutos de silencio, mientras que en una pantalla se proyectaron imágenes con un mensaje sobre el número de personas que han sido asesinadas en Baja California Sur en los últimos tres años: “De 2014 a 2017, víctimas de la furia de la barbarie humana en Baja California Sur, alrededor de 900 asesinados”, aparecía escrito. Luego, en las peticiones, se mencionó a las familias “que sufren por la violencia”, por quienes han perdido la vida en este contexto. “Por todos los inocentes que han muerto por la violencia y por los alrededor de 900 muertos que ha dejado esta ola de violencia en nuestra entidad. Para que reine la paz”. Al final, el obispo invitó a seguirlo en silencio en una marcha alrededor del templo con los cirios encendidos.
El motivo principal de esta celebración ha sido el terrible asesinato del ombudsman del estado, Silvestre De la Toba Camacho. El obispo señaló que no haría más pronunciamientos porque la sociedad está cansada de “discursos estériles” y pidió que se resuelva el problema desde la raíz.
Efectivamente, la noche del pasado lunes 20 de noviembre, Silvestre De la Toba Camacho, presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos en Baja California Sur (CEDHBCS), en el noroeste del país, fue asesinado por un grupo de desconocidos cuando se encontraba en una calle del centro de la ciudad junto con su familia, también murió su hijo Fernando mientras que su esposa e su hija quedaron gravemente heridas. Si desgraciadamente ha habido atentados contra defensores de los Derechos Humanos, es la primera vez que desde que se creó la figura de ombudsman, en 1990, que un responsable institucional de proteger las garantías individuales es asesinado.
La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) condenó el ataque, y ordenó a las autoridades establecer medidas cautelares para proteger a la familia de la víctima.
Desde hace dos años Baja California Sur padece una intensa ola de violencia por la disputa interna para controlar la zona y el Cartel de Sinaloa, uno de los más poderosos del mundo.

 

MYANMAR - El Papa Francisco a la iglesia birmana: vosotros lleváis a todos el amor “irresistible” de Cristo, que puede curar todas las heridas

Jesús no nos enseñó su sabiduría divina “con largos discursos o grandes demostraciones de poder político o terreno, sino entregando su vida en la cruz”. Desde la cruz también nos llega la “curación”, porque en la cruz “Jesús ofreció sus heridas al Padre por nosotros, las heridas que nos han curado”. Gracias al don de la Eucaristía, nosotros también podemos “encontrar descanso en sus heridas, y a ser purificados allí de todos nuestros pecados”, gracias a la fuerza “irresistible” del Espíritu Santo, puede “llevarlo a los demás, para ungir cada herida y recuerdo doloroso”. Con estas palabras el Papa Francisco ha vuelto a delinear una vez más el dinamismo proprio de la misión apostólica a la que está llamada la iglesia. Lo ha dicho el miércoles 29 de noviembre, en la homilía de la primera liturgia eucarística celebrada en público durante la visita apostólica que está realizando en Myanmar.

Desde el palco del Kayaikkasan Ground, la zona de 60 hectáreas en el centro de Yangon, el Papa ha confirmafo en la fe a más de 150 mil fieles birmanos que han acudido desde todo el país para partecipar en la Misa con el Sucesor de Pedro. “Soy testigo de que la Iglesia aquí está viva” ha dicho el Papa Francisco, “que Cristo está vivo y está aquí con vosotros”. El obispo de Roma ha querido recordar que también “a través de la encomiable labor de la Catholic Karuna Myanmar y de la generosa asistencia proporcionada por las Obras Misionales Pontificias, la Iglesia en este país está ayudando a un gran número de hombres, mujeres y niños, sin distinción de religión u origen étnico”.
Refiriéndose a las violencias ya los conflictos que han atormentado el camino reciente en el País, el Papa Francisco ha llamado la atención sobre la tentación “de responder a estas heridas con una sabiduría mundana”, aquella que cree que “ la curación pueda venir de la ira y de la venganza”. En lugar de ello – ha señalado el Papa Bergoglio - el camino de quienes siguen a Jesús es radicalmente diferente: “Cuando el odio y el rechazo lo condujeron a la pasión y a la muerte, él respondió con perdón y compasión. En el Evangelio de hoy, el Señor nos dice que, al igual que él, también nosotros podemos encontrar rechazo y obstáculos, sin embargo él nos dará una sabiduría a la que nadie puede resistir. Está hablando del Espíritu Santo, gracias al cual el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones”. Con el don de su Espíritu, – ha añadido el Papa Francisco –  Jesús nos hace a cada uno de nosotros “signos de su sabiduría, que vence a la sabiduría de este mundo, y de su misericordia, que alivia incluso las heridas más dolorosas”. De este modo – ha sugerido el Papa – el Espírito Santo conduce a la iglesia a abrazar su vocación misionera, modelando las formas con las que se realiza la obra apostólica: “la Iglesia en Myanmar ” ha dicho el Papa Francisco, sugiriendo los modos y caminos con los que se comunica el anuncio del Evangelio “ya está haciendo mucho para llevar a otros el bálsamo saludable de la misericordia de Dios, especialmente a los más necesitados. Hay muestras claras de que, incluso con medios muy limitados, muchas comunidades anuncian el Evangelio a otras minorías tribales, sin forzar ni coaccionar, sino siempre invitando y acogiendo”. El Papa ha animado a los cristianos de Myanmar a “seguir compartiendo con los demás la valiosa sabiduría que habéis recibido, el amor de Dios que brota del corazón de Jesús”, con la certeza de que Jesús mismo “quiere dar esta sabiduría en abundancia”, y que el deseo de sembrar semillas de curación y reconciliación en la sociedad de Myanmar dará fruto, porque Cristo mismo nos ha dicho que “su amor revelado en la cruz, en definitiva, es irresistible”.

 

PERÚ: Una nueva vida para los chicos y niños huérfanos y abandonados

Para dar un futuro a los chicos y jóvenes de las poblaciones indígenas en esta región, es necesario “un mayor apoyo en el ámbito de lo social, una voluntad política fuerte, la convicción ética sobre el valor de la vida, la búsqueda del equilibrio entre la actividad humana y el respeto de su biodiversidad”:son algunas de las soluciones propuestas por el Padre Xavier Arbex, que podrían contribuir a cambiar la situación en Puerto Maldonado, la ciudad que visitará el Papa Francisco el próximo 19 de enero de 2018, en el marco de su viaje a Perú en el que se reunirá con los pueblos indígenas que están dentro de las regiones de Madre de Dios, Ucayali y Cusco. Y en el que también dedicará un momento para visitar el albergue “El Principito”, fundado por el padre Abex en 1996.
El padre Xavier Arbex, quien nació en Suiza hace 75 años, y es fundador de la Asociación de Protección del Niño y Adolescente (APRONIA) que cuenta con dos hogares de acogida para 50 niños y adolescentes en dificultad, además de ser párroco de la parroquia de San Vicente, en una conversación con la Agencia Fides ha explicado cual es la situación que se vive en Puerto Maldonado. Los menores albergados en los dos albergues de la Asociación Apronia provienen de situaciones de orfandad, abandono o peligro para su integridad física o moral debido a violencia familiar o acoso de todo tipo. “Tratamos de proporcionar estudios superiores para algunos de ellos -dice el padre Abex-. Todos van a centros de estudios de la ciudad. ¡Intentamos que sus vidas sean comparables a la de una familia con muchos hijos!” explica el fundador refiriéndose a la labor que se realiza en los albergues.

                         Copyright © 2014, IGLESIA SINFRONTERAS                             
Calle 42 #13-50
Chapinero
Bogotá D. C., Colombia

director@combonianos.org.co