Vaticano: Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Amazonia en octubre 2019

Una Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la región Panamazónica, que tendrá lugar en Roma en el mes de octubre 2019: lo anunció el Papa Francisco a la hora del Ángelus del tercer domingo de octubre, en la plaza de San Pedro.

"Acogiendo el deseo de algunas Conferencias Episcopales de América Latina, además de la voz de diversos Pastores y fieles de otras partes del mundo" el Pontífice explicó que el “objetivo principal de esta convocación es individuar nuevos caminos para la evangelización de aquella porción del Pueblo de Dios, especialmente de los indígenas, a menudo olvidados y sin la perspectiva de un futuro sereno, también a causa de la crisis de la foresta Amazónica, pulmón de capital importancia para nuestro planeta”.

El Santo Padre encomendó a los nuevos Santos apenas canonizados en la Plaza de San Pedro, que intercedan por este especial evento para que “en el respeto de la belleza de la creación, todos los pueblos de la tierra alaben al Dios, Señor del universo, e iluminados por Él recorran caminos de justicia y de paz”.

Recordamos que el 19 de enero del 2018, el Papa Francisco visitará la ciudad de Puerto Maldonado, en la Amazonia peruana. Allí, los protagonistas serán los pueblos indígenas u originarios que sostendrán un encuentro especial con él, en el Coliseo Cerrado de Madre de Dios.

Antes de rezar a la Virgen, Francisco recordó asimismo la celebración, el 17 de octubre, de la Jornada del rechazo a la Miseria. “La miseria es una fatalidad” – dijo – señalando que tiene “causas que deben ser reconocidas y removidas, para honrar la dignidad de tantos hermanos y hermanas, siguiendo el ejemplo de los santos”.

 

MYANMAR: Budistas y cristianos esperan la visita del Papa

Los budistas y cristianos en Myanmar esperan con entusiasmo la visita del Papa Francisco a Myanmar del 27 al 30 de noviembre. Desde el 12 de octubre, frente a la Catedral de la Inmaculada Concepción en Yangon, se ve un gran póster con la imagen del Papa Francisco que anuncia el viaje y le da la bienvenida al país.
“Estamos agradecidos a Dios y al Papa Francisco por su próxima visita a este país de mayoría budista. Es la primera vez que acogemos un Papa. Esperamos que su presencia y su visita sirvan para promover la paz y la reconciliación”, dice Zarni Saya, joven católico de la diócesis de Pathein.
“El tema elegido por el Papa para el viaje, la paz y la reconciliación, es significativo para todos en el país. La sociedad en Myanmar ha sufrido mucho en el pasado. Hoy, la nación está más abierta a la libertad y la esperanza, a pesar de los muchos desafíos a los que se enfrenta el país, incluido el delicado problema de los musulmanes Rohingya del estado de Rakhine”, señala Saya.
Para el monje budista Sucitta, “la presencia del Papa infundirá buena voluntad para todos. La sociedad en general puede encontrar el camino para una renovación”.
“La visita del Papa al país será un símbolo de la atención de Dios hacia este pueblo que ha sufrido mucho en las últimas décadas: estoy seguro de que alentará a todos a trabajar juntos por la prosperidad y el desarrollo”, ha agregado Esther Byu, quien en el pasado fue Secretario Ejecutivo de la Comisión para la Mujer en la Conferencia Ecuménica Cristiana de Asia (CCA).
Según el programa de la visita oficial anunciado por la Santa Sede el martes 27 de noviembre en Nay Pyi Taw, la ceremonia de bienvenida se llevará a cabo en el Palacio Presidencial, donde el Papa se reunirá con el presidente Htin Kyaw, y con la Ministro de Relaciones Exteriores, Aung San Suu Kyi. Por la tarde hablará a la sociedad civil y al cuerpo diplomático, luego regresará a Yangon. En la mañana del 29 de noviembre, el Papa Francisco presidirá la misa en la Kyaikkasan Groun de Yangon. Por la tarde están programas dos citas: la primera será la reunión con el Consejo Supremo de “Sangha” de los monjes budistas, la segunda con los Obispos del país, en la Catedral de Yangon. Esta última será también el escenario de la misa papal con los jóvenes al día siguiente, 30 de noviembre, a las 10 am. Luego, viajará hacia Bangladesh, donde permanecerá hasta el 2 de diciembre.
La población de Myanmar, de más 51 millones, es sobre todo budista. Según datos del gobierno relativos al 2016, Myanmar cuenta con un 88,9% budistas, 6,3% cristianos, 2,3% musulmanes, 0,5% hindúes, 0,8% animistas, 0,2% otros (sik, confucianos, baharíes y zoroastrianos). Los católicos son unos 700.000, repartidos en 16 diócesis.

 

BRASIL: Amazonia, conflictos por la tierra

Hay 338 municipios en la Amazonía que viven en situaciones de conflicto por la tierra. En el estado de Acre, la mitad de los municipios, es decir 11, están involucrados. El estado ha experimentado una dura lucha contra la deforestación y la apropiación de tierras por ocupantes abusivos y especuladores, sobre todo en la década de los 70. En el Estado de Amapá, que goza de una ubicación geográfica privilegiada, para el cultivo del grano, los 16 municipios se ven afectados por situaciones de conflicto. En general, en 2014, el número de conflictos por las tierras en Brasil representó el 43,3% del total. Estos datos muestran la necesidad de una reforma agraria urgente, ya que sería la forma más rápida y radical de eliminar el hambre, la pobreza y las desigualdades en el país.
La situación ha sido visualizada, principalmente a través de mapas, del Atlas de lso conflictos en la Amazonía, que se acaba de publicar, y que examinó los conflictos en los nueve estados que componen la Amazonia: Acre, Amapá, Amazonas, Tocantins, Pará, Rondônia, Roraima y partes del estado de Mato Grosso y Maranhao. La iniciativa nació de la colaboración entre la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT), la Comisión para la Amazonía y la red eclesial pan-amazónica (Repam), organizaciones vinculadas a la Conferencia Episcopal de Brasil (CNBB). El estudio registra el escenario de enfrentamientos que agravan la cuestión agrícola, identifica los desafíos para la vida cotidiana de la población local y el compromiso de la CPT contra las violaciones de los derechos humanos, entre otros delitos y saqueos en la región.
Durante la presentación del Atlas, en la sede del Centro Cultural Misionero de Brasilia, el Secretario General de la CNBB, Mons. Leonardo Steiner, ha declarado que el Atlas despierta en todos “verdades profundas sobre la Amazonía” y ayuda a construir una nueva mentalidad hacia la Amazonía, sobre todo en términos de ayuda. Luego ha llamado la atención sobre el hecho de que el Atlas ha sido lanzado en un “momento muy importante para Brasil”, en particular por la revocación del decreto destinado a abrir la Reserva Nacional de Cobre y Asociados (Renca) en el bosque Amazonas, a la explotación minera (véase Fides 29 e 31/8/2017).
Darlene Braga, representante de la CPT en la Amazonía, ha señalado que el Atlas dará visibilidad nacional e internacional a lo que está sucediendo en la Amazonía, mientras Cleber César Buzzatto del Consejo Indígena Misionero (CIMI) ha instado a las autoridades estatales a tomar medidas urgentes para la protección de estos territorios, “porque de lo contrario se producirá un genocidio de estos pueblos”.

 

MENSAJE DEL P. GENERAL DE LOS MISIONEROS COMBONIANOS

EN OCASIÓN DE LA FESTIVIDAD DE SAN DANIEL COMBONI (10 DE OCTUBRE)

 

Gracias, San Daniel Comboni, por fundar el Instituto

Aclamad al Señor…, entrad por sus puertas con himnos de acción de gracias…, bendecid su nombre; porque el Señor es bueno, su amor es eterno, su fidelidad de generación en generación” (Sal 100).

Queridos hermanos: Feliz Fiesta de San Daniel Comboni.

Este año, en el que celebramos el 150 aniversario de la Fundación de nuestro Instituto, una de las bellas cosas que contemplamos es la celebración de la santidad de Comboni en las comunidades cristianas de las Iglesias locales en las que vivimos y a las que participamos.

Comboni, bendito é Deus em teu nome”, “Comboni, bendito es Dios en tu nombre”: así cantaban, queridos hermanos, los feligreses de Curitiba que encontré durante mi visita a la provincia y a los hermanos de Brasil. Sí, una Iglesia local de Brasil, muy lejos de África, bendiciendo a Dios y alabando a San Daniel Comboni. Qué lindo que San Daniel Comboni, nuestro Padre y Fundador, se haya convertido en una figura tan atractiva, gracias al compartir realizado por los combonianos, las combonianas, las seculares combonianas y laicos combonianos. Sí, los santos y las santas hablan para todos, en todas partes. En Mozambique, donde se celebra, junto con los 150 años del Instituto, los 70 años de presencia y servicio generoso de los Combonianos, en la parroquia de Benfica-Maputo, los valientes jóvenes del coro cantaban: “Continente africano, alegrémonos y cantemos, el mundo entero alégrese y caiga dando gracias al Señor. Fue un Profeta en su tiempo. Denuncio la esclavitud. Los de grito alternativo o africanos”, “el continente africano, se regocija y se regocija el mundo y canta, canta, dando gracias al Señor, Comboni fue un Profeta en su tiempo. Denuncio la esclavitud y ha sido oído el grito de los africanos”.

¡Gracias Comboni! Gracias África porque has modelado a Comboni y lo has hecho un santo y generoso hombre de Dios.

Queridos hermanos, en este año en el que celebramos los 150 años de la Fundación de nuestro Instituto misionero, queremos agradecer a Dios por el regalo de San Daniel Comboni y el regalo de los hermanos que han consumido y dado totalmente al pueblo de Dios en la misión. Agradecemos a nuestros hermanos asesinados mientras se dedicaban al servicio del Evangelio y la misión. Queremos decirles GRACIAS: se han convertido en “Santos y capaces”. Santos y capaces. Lo uno sin lo otro vale poco para el que sigue la carrera apostólica. El misionero y la misionera no pueden ir solos al paraíso. Solos irán al infierno. El misionero y la misionera deben ir al cielo acompañados de las almas salvadas. Y aunque ante todo han de ser santos, o sea, completamente ajenos al pecado y a la ofensa a Dios, y humildes, eso no basta: necesitan tener caridad, que es la que los hace capaces” (E 6655).

En el marco de los 150 años de nuestro Instituto, sería muy bueno dedicar un momento de oración de acción de gracias por estos hermanos nuestros “santos y capaces”, que se consumieron por el Reino de Dios entre los pueblos a los que fueron enviados. ¿Contemplar a estos hermanos nuestros santos y capaces, nos provoca a preguntarnos: y yo, tengo la misma disponibilidad para hacer un camino de vida en continua conversión? ¿Aspiro a la santidad misionera y a la capacidad evangélica que contribuye a la vida de mis hermanos y hermanas con los que construimos el Reino de Dios en nuestro mundo tan necesitado y herido?

Pensando en nuestros hermanos “santos y capaces” notamos que tenemos un profundo y rico pozo de espiritualidad misionera e comboniana al cual beber. Tenemos muchos hermanos de todas las edades, de todas las culturas y de todas las razas que ayer y hoy han vivido y viven imbuidos con esta gran espiritualidad y se han convertido en ejemplos. “Son muchos los misioneros combonianos identificados, generosos y dispuestos a dar la vida por Cristo y por la misión; sin hacer ruido, se gastan cada día en los diversos servicios a ellos confiados” (AC 2015, n. 14).

Este año en el que celebramos los 150 años de nuestro Instituto, me gustaría recordar cuatro hermanos y una hermana cuyo proceso de beatificación y de canonización, dentro de las comunidades cristianas y de la Iglesia, ya ha iniciado.

“Santos y capaces” en la evangelización: “De mi vida depende la salvación de muchas almas; cuanto más santo sea yo, más salvaré... Mucho hace quien mucho ama y mucho obtiene quien mucho sufre. Ante la Virgen de Lourdes he pedido la gracia del martirio”, “O Sacratísimo Corazón de Jesús, yo me encierro en la herida de tu dulcísimo costado y entrego las llaves a mi querida madre a María y le ruego de no abrirme si no para ir a gozaros toda la eternidad” (Mons. Antonio María Roveggio, del diario personal).

“Santos y capaces” en la vida de la comunidad: “Entre yo y mis hermanos recuerdo haber insistido dos veces, y con algo de fuego, en mi opinión, así que durante dos minutos, puede ser que la armonía no haya sido de lo más delicioso, pero Deo gratias; ambas veces, en el mismo instante, les he pedido perdón por mi furia, y me dijeron, sí, sí, va bien. Si alguna vez sucede echar agua al fuego de los otros lo haces con gusto, sobre todo porque es más barato” (Hno. Giosuè dei Cas, 13.1.1927, carta al Sup. General, carta desp.).

 “Santos y capaces” en la caridad: “La santidad es el árbol y el amor su fruto. Más nos esforzamos por amar, conocer, servir a Dios y más nos sentimos atraídos, como del imán, para servirle en la persona de todos los necesitados, especialmente de los más lejanos y de los que más sufren” (P. Bernardo Sartori, carta de Otumbari, 19.1.1979).

“Santos y capaces” en el deseo de vivir el Evangelio: “Tengo que seguir esforzándome por vivir la presencia de Jesús en mi corazón y me pregunto con frecuencia qué haría él en mi lugar. Me ha conmovido la idea de escuchar la palabra de Dios sin defensas, y hablar con Jesús en el tabernáculo sin defensas. Por lo tanto no defenderme con tantas disculpas si mi vida no se adecua a la palabra de Dios y no hablar de Jesús imponiendo mi punto de vista humano, mezquino. Lamentablemente debo hacer todavía más o menos los mismos propósitos del pasado” (P. Giuseppe Ambrosoli, extracto de los ejercicios espirituales, 9-15.1.1981).

“Santos y capaces” en la profecía: “Os quiero mucho a todos y amo la justicia y por la justicia basta simplemente la voluntad de cada persona, basta la voluntad como Iglesia, como comunidad, antes que la rebelión pueda dar lugar a brutalidad impredecible en nuestro entorno social. No aprobamos la violencia, aunque recibimos violencia. El sacerdote que os habla ha recibido amenazas de muerte. Estimado hermano, si mi vida te pertenece, también te pertenecerá mi muerte” (P. Ezechiele Ramin, homilía en Cacoal, 17.2.1985).

“Santos y capaces” en la colaboración: Hna. Maria Giuseppa Scandola, enferma, envía el mensaje al joven misionero P. Giuseppe Beduschi, enfermo, diciendo: “Los Shilluk necesitan de Vd..., Vd no morirá, yo moriré en su lugar...” y por él ofrece la vida y muere después de pocos días (1.9.1903), mientras que el P. José vivirá todavía muchos años (morirá en 10.11.1924).

Aquí están los hijos e hijas de San Daniel Comboni. ¡FELIZ FIESTA!

 

P. Tesfaye Tadesse Gebresilasie MCCJ

en nombre del Consejo General

 

AMÉRICA:  El trabajo infantil afecta a 152 millones de víctimas

La nueva investigación realizada conjuntamente por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y por la Walk Free Fundation, en colaboración con la Organización Mundial para las Migraciones (OIM), ­revela el alcance real de la esclavitud moderna en el mundo
Los datos muestran que más de 40 millones de personas en el mundo son víctimas de la esclavitud moderna y que 152 millones de niños entre 5 y 17 años están en situación de trabajo infantil. La OIT presentó además un informe asociado que confirma que alrededor de 152 millones de niños son obligados al trabajo infantil y no se trata de algo elegido por ellos.
Las nuevas estimaciones muestran además que las mujeres y las niñas se ven afectadas de manera desproporcionada por la esclavitud moderna: son el 71 por ciento del total, casi 29 millones. Las mujeres representan el 99 por ciento de las víctimas del trabajo forzoso en la industria del comercio sexual y el 84 por ciento de los matrimonios forzosos. La investigación revela que entre las 40 millones de víctimas de la esclavitud moderna, alrededor de 25 millones han sido víctimas del trabajo forzoso, y 15 millones de matrimonios forzosos para los cuales no habían dado su consentimiento.
El trabajo infantil sigue concentrándose sobre todo en el sector de la agricultura (70,9 por ciento). Casi uno de cada cinco niños trabaja en el sector de los servicios (17,1 por ciento) mientras que 11,9 por ciento trabaja en la industria.
El 12 de septiembre, Mons. Ivan Jurkovič, Observador permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas, había declarado: “Es el momento de pasar de la ley a la acción” porque “las formas contemporáneas de esclavitud, servidumbre trata de personas y trabajo forzado, deben ser afrontadas desde la raíz”. “Las nuevas formas de esclavitud moderna deben ser abolidas como se hizo con la esclavitud del mundo antiguo: adoptando una nueva visión del ser humano y de su dignidad a través de la legislación, la instrucción y la conversión de las mentes”.
Mons. Ivan Jurkovič ha terminado su intervención afirmando que “todos debemos ser conscientes de estas situaciones dramáticas y trabajar para erradicar las nuevas y atroces formas de esclavitud humana. Cada vez es más evidente que hoy nos encontramos ante un fenómeno global que supera los límites de cualquier ciudad, comunidad o país”.

                         Copyright © 2014, IGLESIA SINFRONTERAS                             
Calle 42 #13-50
Chapinero
Bogotá D. C., Colombia

director@combonianos.org.co