SIRIA - El arzobispo sirio católico de Hassaké: no ayudamos sólo a los cristianos

Los milicianos del Daesh se han retirado de los alrededores de Hassaké. Durante años, tenían posiciones a menos de veinte kilómetros de la capital de la provincia, en el noreste de Siria. Ahora se han alejado por lo menos sesenta kilómetros. La ciudad respira, pero las consecuencias del conflicto siguen pesando sobre la vida cotidiana: “Al sur de la capital” refiere a la Agencia Fides Jacques Behnan Hindo, arzobispo siro católico de Hassaké Nisibi, “hay pueblos de beduinos donde se pasa hambre.
Habían aceptado la dominación del Daesh, porque les garantiza lo necesario para vivir. Ahora muchos de ellos apoyan a las milicias kurdas. Pero muchos no tienen nada que comer. Como diócesis, acabamos de distribuir entre ellos tres mil cabezas de ganado entre cabras y cabritos, para que puedan tener leche y tratar de criar pequeños rebaños de gestión familiar o comunitaria. Serán recursos para asegurar su supervivencia. Los cristianos aquí han sufrido mucho durante la guerra. Sin embargo, hay quienes han sufrido tanto o más que los cristianos. Y nosotros ayudamos a todos”.
La archidiócesis siro católica - añade Mons Hindo - también ha restaurado 25 viviendas en los barrios del sur de Hassaké, y las ha repartido a familias que no son cristianas. La intención es contribuir con el tiempo a debilitar los conflictos sectarios. En este sentido, el arzobispo siro católico sigue considerando como ambiguo el comportamiento de algunos grupos kurdos militarizados: “desde hace casi un año”, dice el Arzobispo, “continúan manteniendo el control del hospital en construcción que habían prometido desalojar antes de junio del año pasado, para comenzar los trabajos de restauración y permitir que el centro de salud iniciase su trabajo”. (Agencia Fides 23/3/2017)

 

Día Mundial del Agua: mil millones de personas carecen de acceso al agua limpia

 

 El Papa Francisco será quién dará inicio al debate mundial con motivo del Día Mundial del Agua, que se celebra hoy 22 de marzo. De hecho, al final de la audiencia general en la plaza de San Pedro, se lanzará WATERSHED, el primero de una serie de programas y actividades previstas para los próximos cinco años. Actualmente, en todo el mundo, casi mil millones de personas carecen de agua potable. Según los datos del Consejo Mundial del Agua (World Water Council – WWC), 923 millones de personas no tienen acceso al agua potable: 319 millones de habitantes de África subsahariana (el 32% de la población), 554 millones de asiáticos (el 12,5% de la población), y 50 millones de sudamericanos (el 8% de la población).

Entre estas regiones, Papúa Nueva Guinea es la que menos disponibilidad posee (sólo el 40% de la población tiene acceso a fuentes de agua limpia). Seguido por Guinea Ecuatorial (48%), Angola (49%), Chad y Mozambique (51%), la República Democrática del Congo y Madagascar (52%), y Afganistán (55%). Además, el 12% de la población mundial no tiene acceso a fuentes de agua potable y se producen 3,5 millones de muertes anuales por enfermedades transmitidas por el agua.
Inundaciones, tifones, tsunamis, tempestades, tormentas, ciclones, sequía y hambrunas hacen que el agua sea una amenaza para millones de personas que sufren los efectos extremos del cambio climático. Según la Organización Meteorológica Mundial representan casi el 75% de todos los desastres.
Recientemente se han producido inundaciones devastadoras en el norte de Perú.

Además de los eventos climáticos de efectos catastróficos, la carencia y la escasez de fuentes de agua potable para el ganado y para la agricultura están causando una grave crisis alimentaria en cuatro países que ya estaban devastados por los conflictos armados: Nigeria, Sudán del Sur, Somalia y Yemen, donde 20 millones de personas no tienen acceso a comida ni agua. En la región somalí de Etiopía miles de personas mueren porque no tienen ni siquiera un vaso de agua

 

COREA DEL SUR:  90 años de la fundación de la diócesis de Pyongyang, en Corea del Norte

En 2017, la diócesis católica de Pyongyang celebra su 90 aniversario de fundación: para la ocasión la archidiócesis de Seúl ha organizado una serie de iniciativas, como una misa especial y una exposición fotográfica. La misa se llevará a cabo en la catedral de Seúl el 18 de marzo y estará dedicada a todos los católicos en Corea del Norte, en particular, a todos los bautizados (sacerdotes, religiosos, laicos) que han vivido en estos 90 años en Pyongyang y a todos aquellos que han ofrecido sus vidas por su fe. Según la información recibida en la Agencia Fides desde la Archidiócesis de Seúl, la misa será presidida por el cardenal Andrew Yeom Soo-jung, arzobispo de Seúl y administrador apostólico de Pyongyang; junto a él estarán el arzobispo Victor Yoon-hee Gong, nacido en Pyongyang; el arzobispo Osvaldo Padilla, Nuncio apostólico en Corea; el p. Matthew Hwang In-Guk, Vicario episcopal de Pyongyang, y el p. Gerard Hammond, misionero de Maryknoll comprometido en actividades de cooperación con Corea del Norte. Entre los fieles presentes, se espera la participación de las congregaciones religiosas que han apoyando la diócesis de Pyongyang, como la Sociedad para las Misiones Extranjeras de París, los Padres de Maryknoll, las Hermanas de St. Paul de Chartres, y las Hermanas de la Madre del Perpetuo Socorro.
Durante la misa, una pintura de los 24 mártires de Pyongyang será presentada ante la asamblea, delante del altar. La obra de arte es obra del p. Jerome Chang Keung-sole, director del estudio y de laboratorio de iconografía de la Archidiócesis de Seúl. El padre Chang Keung-sole también es secretario ejecutivo del grupo de sacerdotes nacidos en Pyongyang y ex director de la Comisión para la Reconciliación del pueblo coreano. Los 24 mártires representados en la pintura incluyen al Obispo Francisco Borgia Hong Yong-ho, víctima del régimen de Corea del norte en 1949, y ahora incluido en el grupo de nuevos fieles de Corea (214 en total, incluyendo obispos, sacerdotes y laicos) que están en proceso de beatificación.
La celebración del 90 aniversario también incluye una exposición fotográfica sobre la vida de la parroquia de Pyongyang con imágenes tomadas entre 1920 y 1950. El tema de la exposición es “Levantaos, vamos (Mateo 26:46)”, tomado del lema episcopal de Mons Francisco Hong Yong-ho.
“Con el pasar del tiempo, los recuerdos de los católicos vividos en Corea del Norte tienden a desaparecer”, afirma el cardenal Yeom en su introducción a la exposición. “Lo que vemos en estas fotos ya no ocurre hoy en día en Corea del Norte. La celebración del 90 aniversario de la fundación de la diócesis, es importante para nosotros para mantener viva la memoria y no olvidar a cuantos de hermanos bautizados en Pyongyang lucharon hasta el final para mantener su fe católica”.

 

 

VENEZUELA - El arte para combatir la violencia que viven los niños en los barrios pobres


Viven en casas llenas de gente, encaramadas en las colinas, a dónde llegan a través de escaleras empinadas. Se ven involucrados en bandas que venden drogas, secuestran, roban y matan según mandato; estos menores de barrios como Antímano, San Agustín o Petare, donde vive la mitad de los 3,2 millones de habitantes de la capital, sufren el estigma de la violencia, en una sociedad dividida por un abismo social. Gracias a la iniciativa de un artista inglés, que vive en Venezuela desde hace más de 30 años, un grupo de unos 600 alumnos de siete escuelas secundarias de Antímano y San Agustín, han bajado de la montaña esquivando camiones, motocicletas, vendedores ambulantes, apropiándose de las calles públicas para pintar en la prestigiosa Universidad Católica Andrés Bello .

El artista ve el arte como una herramienta contra la exclusión. Muchos niños y adolescentes de los barrios en los que el grupo ha trabajado, eran considerados terribles. Ahora algunos van a la universidad. “Estos talleres ofrecen a los niños una visión diferente de la violencia cotidiana que se vive en su vecindario. Conocer otro mundo les ayuda a soñar con un futuro mejor”, afirma un maestro que participa en el programa. Venezuela es uno de los países más violentos del mundo, tiene una tasa de 91,8 homicidios por cada 100 mil habitantes, diez veces mayor que el promedio mundial. De 28,479 muertes violentas, 9.967 eran menores de 21 años y 854 eran menores de 15, según los datos de la Ong Observatorio Venezolano de Violencia.

 

Colombia: Una Cuaresma solidaria con Sudán del Sur

La Iglesia Católica en Colombia se solidariza con Sudán del Sur que sufre una de las peores crisis humanitarias, por ello parte de la colecta que se logre recaudar durante la Campaña de Comunicación Cristiana de Bienes (CCCB-2017), irá destinada a mitigar la difícil situación que sufren los habitantes de ese país.
Los obispos colombianos, animados por el llamamiento que hace el Papa Francisco a la Iglesia entera y a la comunidad internacional, han decidido usar parte de los recursos que se recauden en la CCCB-2017 para poner en manos del Santo Padre una suma que alivie en algo la situación que viven en Sudán del Sur.
Cerca de 100 mil personas viven en condiciones de hambruna producto de la guerra que azota  este país. Los personas que viven en las zonas pantanosas de esta región se libran del asedio de los combatientes, pero tienen que alimentarse con las plantas que crece en el lugar, informa un reporte de la agencia de noticias AFP.
La ONU considera que esta hambruna no se debe a factores climáticos, sino al hombre. Más de tres años de conflicto han limitado la producción agrícola, agotado las reservas y obligado a los habitantes a huir de sus hogares, señala otro reporte realizado por la Revista Semana.
Todas las personas pueden hacer su aporte a la cuenta de Ahorros N° 078-33401-8 del Banco de Bogotá, a nombre de la Conferencia Episcopal de Colombia, Nit. 860.021.725-1; en ella se pueden consignar los donativos.

                         Copyright © 2014, IGLESIA SINFRONTERAS                             
Calle 42 #13-50
Chapinero
Bogotá D. C., Colombia

director@combonianos.org.co