MYANMAR - El Papa Francisco a la iglesia birmana: vosotros lleváis a todos el amor “irresistible” de Cristo, que puede curar todas las heridas

Jesús no nos enseñó su sabiduría divina “con largos discursos o grandes demostraciones de poder político o terreno, sino entregando su vida en la cruz”. Desde la cruz también nos llega la “curación”, porque en la cruz “Jesús ofreció sus heridas al Padre por nosotros, las heridas que nos han curado”. Gracias al don de la Eucaristía, nosotros también podemos “encontrar descanso en sus heridas, y a ser purificados allí de todos nuestros pecados”, gracias a la fuerza “irresistible” del Espíritu Santo, puede “llevarlo a los demás, para ungir cada herida y recuerdo doloroso”. Con estas palabras el Papa Francisco ha vuelto a delinear una vez más el dinamismo proprio de la misión apostólica a la que está llamada la iglesia. Lo ha dicho el miércoles 29 de noviembre, en la homilía de la primera liturgia eucarística celebrada en público durante la visita apostólica que está realizando en Myanmar.

Desde el palco del Kayaikkasan Ground, la zona de 60 hectáreas en el centro de Yangon, el Papa ha confirmafo en la fe a más de 150 mil fieles birmanos que han acudido desde todo el país para partecipar en la Misa con el Sucesor de Pedro. “Soy testigo de que la Iglesia aquí está viva” ha dicho el Papa Francisco, “que Cristo está vivo y está aquí con vosotros”. El obispo de Roma ha querido recordar que también “a través de la encomiable labor de la Catholic Karuna Myanmar y de la generosa asistencia proporcionada por las Obras Misionales Pontificias, la Iglesia en este país está ayudando a un gran número de hombres, mujeres y niños, sin distinción de religión u origen étnico”.
Refiriéndose a las violencias ya los conflictos que han atormentado el camino reciente en el País, el Papa Francisco ha llamado la atención sobre la tentación “de responder a estas heridas con una sabiduría mundana”, aquella que cree que “ la curación pueda venir de la ira y de la venganza”. En lugar de ello – ha señalado el Papa Bergoglio - el camino de quienes siguen a Jesús es radicalmente diferente: “Cuando el odio y el rechazo lo condujeron a la pasión y a la muerte, él respondió con perdón y compasión. En el Evangelio de hoy, el Señor nos dice que, al igual que él, también nosotros podemos encontrar rechazo y obstáculos, sin embargo él nos dará una sabiduría a la que nadie puede resistir. Está hablando del Espíritu Santo, gracias al cual el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones”. Con el don de su Espíritu, – ha añadido el Papa Francisco –  Jesús nos hace a cada uno de nosotros “signos de su sabiduría, que vence a la sabiduría de este mundo, y de su misericordia, que alivia incluso las heridas más dolorosas”. De este modo – ha sugerido el Papa – el Espírito Santo conduce a la iglesia a abrazar su vocación misionera, modelando las formas con las que se realiza la obra apostólica: “la Iglesia en Myanmar ” ha dicho el Papa Francisco, sugiriendo los modos y caminos con los que se comunica el anuncio del Evangelio “ya está haciendo mucho para llevar a otros el bálsamo saludable de la misericordia de Dios, especialmente a los más necesitados. Hay muestras claras de que, incluso con medios muy limitados, muchas comunidades anuncian el Evangelio a otras minorías tribales, sin forzar ni coaccionar, sino siempre invitando y acogiendo”. El Papa ha animado a los cristianos de Myanmar a “seguir compartiendo con los demás la valiosa sabiduría que habéis recibido, el amor de Dios que brota del corazón de Jesús”, con la certeza de que Jesús mismo “quiere dar esta sabiduría en abundancia”, y que el deseo de sembrar semillas de curación y reconciliación en la sociedad de Myanmar dará fruto, porque Cristo mismo nos ha dicho que “su amor revelado en la cruz, en definitiva, es irresistible”.

                         Copyright © 2014, IGLESIA SINFRONTERAS                             
Calle 42 #13-50
Chapinero
Bogotá D. C., Colombia

director@combonianos.org.co